La pasión de Sheridan Wigginton

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Sheridan Wigginton, profesora en el departamento de lenguas y culturas de California Lutheran University, va más allá de su posición como maestra y se ha convertido en una mentora para los alumnos actuales y anteriores. Ella ha sido una inspiración para algunos estudiantes para seguir el español como su carrera de estudio.

Gicela Diaz Maravilla, estudiante de tercer año en Cal Luthean y asistente del departamento de lenguas y culturas, dice que Wigginton fue una parte fundamental en su decisión de convertirse en una estudiante siguiendo una carrera en español.

Motivando al éxito: La profesora Sheridan Wigginton muestra su pasión por el idioma español y motiva a sus estudiantes a buscar el éxito no solo dentro del aula sino que en la vida.  Foto proporcionada por Jacqueline Rodriguez

Motivando al éxito: La profesora Sheridan Wigginton muestra su pasión por el idioma español y motiva a sus estudiantes a buscar el éxito no solo dentro del aula sino que en la vida. Foto proporcionada por Jacqueline Rodriguez

Díaz Maravilla originalmente era una alumna estudiando biología y después decidió incluir el español como su especialización académica secundaria. Después de tomar dos cursos en español, se dió cuenta de que no quería terminar su educación en español allí. Acudió a Wigginton para buscar ayuda después de que otros estudiantes le dijeron que sería difícil tener biología y español como carreras universitarias. Díaz Maravilla dijo que Wigginton fue una parte importante en la decisión de hacer la transición a la carrera en español y dejar completamente sus estudios en biología.

Wigginton explica que su meta es que sus alumnos se vayan pensando no solo de lo que hablan en clase, sino que vayan pensando en ellos mismos en una manera diferente. El material que es aprendido en el aula se olvida, pero si los alumnos reflexionan en ellos mismos y lo que aprendieron, es algo que recordarán para siempre.

Wigginton invierte no solo en su trabajo, sino en el futuro de sus estudiantes. Al ser alguien que el español no era su primer idioma, entiende la lucha que pasan sus alumnos que toman sus cursos.

Czarina Gutiérrez, consejera en Student Support Services (SSS), mencionó que los cursos de Wigginton le han dado confianza en ella misma. Además, dice que Wigginton vio algo en ella que ella misma nunca había visto. Wigginton la empujó a ser la persona que vio en ella. Realmente la ayudó a crecer como estudiante, como profesional y simplemente como humano en general.

Gutiérrez va en más detalle sobre la pasión de Wigginton. Explica que ella no hace lo mínimo y así es como ella sabe que Wigginton es realmente una persona apasionada. Ella no solo se apasiona por el idioma, sino que también por los estudiantes. Ella se enfoca en que todos los estudiantes tengan éxito, dentro y fuera del salón.

Wigginton, menciona que realmente lo que quiere que hagan sus estudiantes es pensar cuáles son las preguntas que deberían hacer y el por qué de ellas. Ella cree que si los alumnos pueden pensar en hacer una pregunta antes de comenzar a decir lo que piensan se ponen en una situación en la que es más probable que aprendan algo.

En su opinión, la frase “trabaja más duro” nunca se debe decir a un estudiante. Un profesor nunca sabe realmente cuánto esfuerzo pone un estudiante en el curso. Ella tiene mucho respeto por la cantidad de trabajo que los estudiantes hacen fuera de la clase, porque no es solo el trabajo escolar. Es consciente que los estudiantes no tienen veinticuatro horas por semana para enfocarse en solamente español.

Ella se asegura de siempre ser una asistencia para los estudiantes que tienen preguntas. La han descrito como una persona que apoya y cuida a sus estudiantes, solo quiere compartir su pasión por el idioma con ellos.

Al expresar su amor por el idioma, Wigginton hace que los estudiantes de California Lutheran se involucren más en la clase. Ella crea un impacto positivo en las vidas de los estudiantes.

Por Jennifer Rico Jamarillo
Reportera