De un lado del mundo a otro

Brianna Medina, Reportera

Hang on for a minute...we're trying to find some more stories you might like.


Email This Story






Durante el semestre de otoño del 2019, la Universidad Luterana de California ha sido el hogar lejos de casa para 250 estudiantes internacionales. Estos estudiantes vienen de más de 40 países con los cinco más representados: China, India, Noruega, Arabia Saudita y Taiwán.

Adriana Dominguez, una de las consejeras de admisiones internacionales en Cal Lutheran, dijo que gran parte de su trabajo es viajar internacionalmente para introducir la universidad y todos los recursos que se ofrecen. Dominguez es la consejera que viaja a los países en Latinoamérica. Desde allí, Dominguez apoya a los estudiantes durante el proceso de estudiar en los Estados Unidos. Dominguez explicó que estos estudiantes utilizan la misma aplicación que los estudiantes estadounidenses. Sin embargo, enfrentan dificultades como obstáculos lingüísticos y la transferencia de cursos académicos. Dominguez también dijo que otro obstáculo que enfrentan es cuando tienen que demostrar cómo van a pagar la matrícula. Es por eso que muchos estudiantes dependen en la ayuda financiera que les ofrece Cal Lutheran. 

Khuslen Munkhbayar, estudiante de segundo año, aprecia la ayuda financiera ofrecida por la universidad. Ella viene desde Mongolia y es la primera en su familia que viene a los Estados Unidos para estudiar. Munkhbayar mencionó que la beca que Cal Lutheran le ofreció fue una de las cosas que le ayudó mucho durante su entrevista en la embajada de los Estados Unidos en Mongolia. En la entrevista para la aplicación de una visa, el agente tiene el poder de rechazar la aplicación. Munkhbayar dijo que ella cree que le ayudó mostrarles la beca que se ganó para que le aprobaran la visa. Otro obstáculo que enfrentó fue la distancia con su familia. Munkhbayar mencionó que hay una diferencia de 16 horas de California a Mongolia. Para ella, esto hace que muchas veces no pueda llamar a su familia cuando es de día aquí. Para distraerse, Munkhbayar dijo que quiso involucrarse en la universidad. Este año, Munkhbayar consiguió trabajo en la oficina de seguridad en el campus y es parte del club “United Students of the World.”

A veces los estudiantes prefieren no involucrarse tanto para adaptarse al nuevo ambiente. Keury Hernandez, estudiante de Cal Lutheran dijo que en El Salvador participaba en voleibol y tocaba instrumentos. Ahora está en su primer año aquí en Cal Lutheran estudiando biología. Hernandez mencionó por qué no está tan involucrada en actividades extracurriculares, “Ahorita creo que me estoy, como, queriendo adaptarme primero a aquí ya después para ver cómo me va con el tiempo.”

Aparte de aplicar a través de “Common App,” Hernandez mencionó que tuvo que tomar un examen de inglés antes de que la universidad le mandara el resto de los documentos para continuar el proceso. Este examen de inglés es requerido para probar el dominio del idioma. Hernandez dijo, “a mí en marzo me llegó lo de aquí que me habían aceptado para que estuviera aquí, pero solo me habían dado 25 mil, y faltaba lo demás. Entonces tuve que aplicar para otra beca…entonces eso tardo creo como otro mes”. Después mencionó que para mayo ya le había llegado el documento I-20 que es para la visa de estudiante y le tomó otro mes para que le dieran cita en la embajada. Finalmente terminó el proceso en el mes de julio y empezó sus clases en agosto. 

Los estudiantes internacionales dejan a sus familias y culturas para venir y obtener una educación. El proceso es extenso y es por eso por lo que hay muchos recursos ofrecidos por Cal Lutheran para apoyarlos.